Dravet logo
  • image
    Ponentes

Rubén Hernández

CIMA Pamplona

Durante mi estancia post-doctoral en el Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Michigan (Ann Arbor, EEUU) comencé a trabajar en el campo de la terapia génica del cáncer utilizando adenovirus. Desarrollamos un sistema basado en el control transcripcional de las regiones virales E1 y E4 y se construyó uno de los primeros promotores híbridos capaces de responder de forma independiente o simultánea a estrógenos e hipoxia. Como resultado se obtuvo el primer adenovirus oncolítico específicamente diseñado para el tratamiento del cáncer de mama. El control transcripcional de genes virales se aplicó también a los virus herpes, en el contexto del proyecto europeo “THOVLEN” del 6PM.

A raíz mi incorporación en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra como investigador independiente en el año 2004, el interés de mi grupo se ha centrado en la inmunoterapia de tumores gastrointestinales y en el tratamiento de enfermedades genéticas utilizando un tipo especial de vector adenoviral llamado adenovirus de alta capacidad (HC-AdV) o “helper-dependent”. Para el tratamiento del cáncer hemos desarrollado tanto virus oncolíticos como HC-AdV para transferir citoquinas inmunoestimuladoras como la interleuquina-12 (L-12). Para poder evaluar el efecto inmunoestiumador de los virus oncolíticos, el laboratorio ha sido pionero en la utilización de modelos inmunocompetentes permisivos para la replicación de adenovirus humanos, basados en hamster sirio. Los HC-AdV se han utilizado para introducir sistemas de expresión inducible que controlan el tiempo y la intensidad de la producción de IL-12. En modelos de cáncer de colon y de páncreas hemos demostrado que esta estrategia incrementa la seguridad y la eficacia de la inmunoterapia génica basada en IL-12. Recientemente hemos optimizado los vectores y los sistemas inducibles para lograr expresión localizada en varios tipos de tumores. 

Debido a que una de las mayores limitaciones para la translación clínica de los HC-AdV es la dificultad de su producción a gran escala, hemos trabajado en la optimización de los elementos clave de este proceso: células empaquetadoras y virus auxiliares. 

Actualmente estamos aplicando los HC-AdV para la transferencia de genes terapéuticos de elevado tamaño implicados en enfermedades monogénicas con afectación neurológica como el síndrome de Dravet. Por otra parte, hemos colaborado en el desarrollo de vectores derivados de AAV dirigidos al hígado para el tratamiento de la enfermedad de Wilson, y más recientemente para la xantomatosis cerebrotendinosa.


image Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar Configurar

Organizadores